martes, 22 de diciembre de 2015

No Muertos: ejemplo de ejército

Empecé a coleccionar no muertos en 5ª. Ya estaban presentes los vampiros por aquel entonces, pero los no muertos me empezaron a gustar en las fotografías de los manuales de 4ª, con sus primeros modelos de plástico. Era un poco fastidioso, porque me gustaba el estilo clásico con sus nigromantes, no con los vampiros que eran casi imprescindibles.

El caso es que, con el tiempo, fui consiguiendo algunos viejos modelos que me gustaban. Sobre todo la caballería esquelética original, cuyo carisma en su sencillez no ha sido superado hasta hoy. Y las catapultas lanzacráneos, que por aquel entonces quería incluir pero no volvieron hasta quedar designadas a Khemri en exclusiva.

Casi sin darme cuenta he ido incorporando cosas a mis no muertos, y cuando me he puesto a hacer esta lista me he podido hacer una idea aproximada de los puntos totales que podría tener. Así que han quedado muchas cosas fuera.
Como no me gusta demasiado confiar en los personajes he decidido incluir el mayor número de miniaturas posible.


Fotos de grupo del ejército no muerto.
Decía que he intentado incluir cuanto más mejor, pero he dejado fuera mi más económica unidad de 40 zombies. La razón es que los zombies nunca me han gustado. Mi idea de ejército se centra más en una horda antigua, en la que los zombies recientes no tienen mucha razón trasfondística.


La Legión Maldita y la Compañía Condenada. Huesos viejos de una época pretérita que se alzan de nuevo para servir a sus nuevos señores. Pocos -aun entre los más eruditos- recuerdan las hazañas y la gloria en la que se bañaron estos antiguos guerreros.
Dos unidades idénticas de 30 esqueletos con arma de mano y escudo, con grupos de mando completos. Podéis distinguir al grupo de mando de la Compañía Maldita; esta unidad sirvió en mi ejército mercenario.


Los Dardos Tenebrosos. Las dos compañías de arqueros que componen los Dardos Tenebrosos acompañan al ejército esquelético aportando su peculiar talento para la arquería.
Los arqueros esqueletos me gustan desde 4ª. No son la mejor unidad del mundo, pero me parece que tienen mucho carisma. Se trata de dos unidades de 10 esqueletos con arcos.


Las Guadañas Sombrías siegan el campo de batalla con letal eficacia. Las risas de sus temibles aurigas resuenan macabramente.
Dos carros clásicos falcados. Un buen apoyo para la infantería.


Los Jinetes de la Perdición y los Guardianes del Grial Maldito. Nobles de antaño invocados por poderosos nigromantes.
Estos modelos de caballería esquelética fueron los que me fascinaron para hacer este ejército. No fue hasta años más tarde que pude conseguirlos.
Ambas unidades están compuestas por diez jinetes con armadura pesada, escudo y lanzas de caballería, así como grupos de mando completos.


 La Tenue Horda. Fantasmas de guerreros atados a este plano por poderosos hechizos.
Un total de seis peanas de hueste espectral. Una buena opción para proteger los flancos.


La Artillería de Condenación. Una batería de dos catapultas lanzacráneos.
Posiblemente la unidad más icónica de los no muertos clásicos. Imperdonable no incluirlas.


Ar-Rash y Sur-Kilash, las sombras. Dos podersos nigromantes de infinita maldad.
Ar-Talazeth, señor protector del Valle Sombrío.
Sur-Kilash es una siniestra figura que cuenta con el arcano Presencia Oscura.
Los personajes del ejército. Menos personajes (y menos poderosos) de lo habitual pero, como decía, he preferido utilizar los puntos en tropas.

10 comentarios:

  1. Hombre, en 5ª con el libro de ejército de Condes vampiro, no es que fuera casi imprescindible, es que era obligatorios. Pero en cambio, en el libro de No muertos de 4ª, eran sin ninguna duda la peor elección de general de las 3. El vampiro era muy poderoso en combate, una autentica picadora, y muy muy resistente. Pero en un ejército que dependía exclusivamente de la magia para poder hacer cualquier cosa, hasta prácticamente moverse, que tu mago más poderoso sea solo hechicero de nivel 3, y con solo dos hechizos, y que además, no puede repetir el lanzamiento de hechizos automáticamente, si no que lo tenga que hacer a 5+, no era muy buena idea. Tu ejército prácticamente ni se movía (en esa edición, no existía lo que tus tropas podía marchar si estaban a 30cm del general)
    De las 3, la mejor opción de todas todas, era el gran Nigromante. El mejor hechicero de los 3, y con un perfil para nada despreciable tampoco.

    Aunque mi preferido era sin duda el Nigromante no muerto. Para mi, el que más carisma tenía.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Coincido en que, técnicamente, el Gran nigromante era superior; y el Liche, el más carismático :)

      Sin embargo, en mi experiencia vi muchos más Señores de vampiros al mando del ejército no muerto: montados en mantícora, con la espada de Hidra y otras chucherías, o simplemente con la Espada de destrucción, eran capaces de barrer ejércitos enteros por sí solos. El hecho de que no fuesen magos competentes quedaba eclipsado por el efecto "Herohammer", que llegaba a niveles absurdos con un personaje de F7 R6 con la espada de destrucción.

      Eliminar
  2. Bueno, eso pasaba con muchas cosas, no solo con el vampiro. Pero como la mayoría jugábamos con las limitaciones aparecidas en la WD de no usar objetos de más de 50 pts, pues no lo solíamos ver.
    Es como todo, también te podías hacer un señor del caos de Tzeencht que era prácticamente inmortal. Con salvación de 1+, regeneración, y con una salvación especial de 4+ que si la fallabas, salvabas la herida pero perdías la recompensa. Además de poder repetir dos tiradas por turno (una por la marca y otra por una recompensa de Tzeencht) y una de ellas pudiendo sumarle o restarle 1 al resultado. Inmortal vamos.
    ¿Pero para que?
    El hacer un megapersonaje en estas ediciones, era el equivalente de las actuales listas mega afiladas que solo meten lo que rentan etc.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las limitaciones aquellas aparecieron ya en mitad de la 5ª edición (aún recuerdo la clásica frase de Paul Sawyer: "El Báculo Prohibido debería estar prohibido"); en la 4ª, lo más parecido fue el artículo "Más dura será la caída", de Pirinen, en la que, lejos de llamar a controlarse, se mostraban formas viles y despiadadas de acabar con combos viles y despiadados. Cuarta edición fueron tiempos difíciles... :/

      Eliminar
  3. Jajaja, bueno si, Pero como ya digo, también dependía mucho de tu grupo de juego. En el nuestro nadie usaba personajes muy gordos la verdad. No se si por convencimiento de que simplemente era aburrido, o por poder usar más tropas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la asociación de aquella época tuve que lidiar con todas esas barbaridades, y mucho más: cosas como el infame ejército volador, o el ejército etéreo...

      Eliminar
  4. Una pregunta, en la versión definitiva del códex no muertos, aparece la catapulta como opción singular, ergo solo puede ponerse una , en cambio aquí habéis puesto dos, es un error de la realización del ejercito o de el códex no muertos, donde le faltaría a las catapultas la opción (1 o 2) como en el caso de los lanza-virotes de ciertos ejércitos ?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un error: la catapulta lanzacráneos es Singular para los no muertos, y para incluir dos hace falta un Gran ejército (3000+ puntos).

      Eliminar
  5. Muchas gracias por la respuesta , lastima que sea solo una jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Encantado! Cualquier duda que te surja, pregunta ;)

      Eliminar